Anytime fitness

Cómo mejorar tu resistencia Mental

28/07/2017

Muchas veces nuestro mayor obstáculo está en nuestra cabeza. Sí, comenzar una nueva actividad puede ser difícil, y un nuevo ambiente o tarea intimidarnos, pero el secreto está en atreverse a hacerlo y proponernos metas.

Compromiso y perseverancia son características necesarias para impulsar nuestro éxito dentro y fuera de un gimnasio. ¡Tú puedes conseguirlo! No importa cuál sea la meta, ser constante te llevará a lograr tus metas, algunas veces rápido y otras tal vez lento, pero lo conseguirás y esto no sólo se proyectará en tu físico, también será mental. ¡Aprende a motivarte para empezar algo nuevo, desafía tus propios miedos para construir tu resistencia mental! Las recompensas serán grandes y valdrá la pena el esfuerzo.

Cómo superar el inicio

Generalmente, la parte más difícil de intentar una nueva rutina saludable (o cualquier tarea desconocida) es empezar. Somos seres de hábitos y el cambio para la mayoría de nosotros puede provocar miedo, pero no necesariamente debemos permitir que eso suceda. No permitas que tu inconsciente se apropie de tu mente, o lo que es más importante que te impida realizar ese cambio positivo que tanto deseas.

Considera estos consejos para empezar a construir tu resistencia mental:

Identifica lo que te motiva. El éxito significa poner la mente y el corazón en tus objetivos. ¿Tu nuevo equipo de entrenamiento te motiva a ir al gimnasio más seguido? Si es así, establece una recompensa cada que cumplas con tu objetivo semanal. ¿Comer una dieta saludable te hace sentir ligero y feliz? Crear un plan de alimentación que incluya ingredientes saludables es indispensable para que tu cuerpo sienta el cambio.

·         Establece metas reales, específicas, alcanzables y oportunas.
·         Identifica posibles obstáculos y elabora un plan para superarlos si surgen. Eso incluye prepararse mentalmente para que las cosas no salgan exactamente como esperabas, y eso está bien.
·         Dile a un amigo tu objetivo y pídele que te haga responsable. O mejor aún, encuentra a alguien con una meta o desafío similar para trabajar juntos.
·         Si empiezas con disciplina, es más probable que lo logres y comiences a disfrutarlo antes de lo que imaginas.

Cómo entrenarte a ti mismo a través de las luchas mentales

Existen formas sencillas para que puedas entrenarte a ti mismo a través de los desafíos mentales, hay personas que prefieren apoyarse en un profesional, pero también se puede lograr sin ayuda.

Primero, identifica tus prioridades. ¿Cuál es tu motivo? ¿Familia? ¿Estabilidad financiera? ¿Salud? ¿Cómo influye cada una de éstas en tu YO más auténtico? Si surge un problema que no afecta tus prioridades, tal vez no valga la pena el estrés mental. Ser capaz de identificar cuándo y dónde invertir tu tiempo y energía puede ayudarte a tener más claridad en tu mente.

Cambia la forma en que acostumbras ver un conflicto observa el problema a través de una perspectiva diferente cuando te sientas atrapado, esto para poder encontrar una nueva forma de ver la situación y ver lo positivo. Aprender a tomar riesgos algunas veces nos puede incomodar, pero recuerda que mirar el problema desde una perspectiva diferente puede mostrarte algunos de los beneficios que te deja el tomar riesgos. Ser creativo cuando se trata de resolver nuestros problemas no sólo nos fortalece mentalmente, sino que puede ser bastante animador.

¡Asegúrate de celebrar! Muchas veces estamos tan concentrados en llegar a la meta, que nos olvidamos de parar y reflexionar sobre lo que hemos logrado en el camino a ella. Realiza una revisión de tu meta cada 30, 60 y 90 días, ¿Qué pequeñas victorias se pueden celebrar?, ¿Qué trabajo hay todavía por hacer?, trata de responder estas respuestas positivamente para motivarte a seguir trabajando hacia tu objetivo real.

Un comentario importante sobre la nutrición

La resistencia mental no es sólo superar los desafíos y los objetivos difíciles. La salud real de tu cerebro es clave, así que consumir alimentos nutritivos es básico. ¡Necesitas que tu cerebro funcione correctamente para estar al 100! Los alimentos ricos en ácidos grasos omega 3 y micronutrientes como zinc, vitamina B12 y vitamina C contribuyen a la salud del cerebro. Incorpora alimentos como pescado fresco, nueces, hojas verdes, aguacates y frutas de colores en tu dieta para complementar tus esfuerzos.